UNA APROXIMACIÓN DIFERENTE "UNA FOTOGRAFÍA TÉCNICAMENTE PERFECTA PUEDE SER LA FOTO MÁS ABURRIDA DEL MUNDO" - Andreas Feininger

Iluminación

Iluminación

El arte olvidado. Sensible y noble, la luz revela a los ojos humildes un mundo de delicada belleza, sutilezas y maravillas. Es el telón que revela, o no, según se emplee, la belleza de esas ideas que no han capturado y deseamos compartir. 

Composición

Composición

Compleja o sencilla, a menudo es usada como una herramienta al servicio del protagonismo del autor; de su originalidad, técnica o diferenciación, con resultados a veces impactantes pero vacíos.

Expresividad

Expresividad

Igual que el poeta construye sus versos a partir de sentimientos vividos, y, por ello, auténticos, de igual modo debe construirse una imagen; expresión, actitud, postura, gestos que no pueden ser superpuestos de manera artificiosa a la realidad de una idea, sino surgir naturalmente de ella.

Lejos de perseguir resultados impactantes -pero artificiales-, buscamos una iluminación natural y hermosa por sí­ misma, que revelará y magnificará el sentido y encanto más genuinos del sujeto fotografiado, de forma imperceptible y natural.

Perseguimos un cuidadoso y adecuado tratamiento de matices y gradaciones que ayuden a moldear el resultado, realzando con sutileza un conjunto que cobre sentido y se convierta en un todo sensible y expresivo en el que finalmente nada sobre y nada falte.

Por ello sólo usamos iluminación continua; nada puede igualar la riqueza de la luz incandescente de un Fresnel, ni la hechizadora vaguedad con la que llena el espacio.

Entendemos, en cambio, que debe ser un camino sin pretensiones, no artificial, sólo al servicio del misterio natural, de la emoción genuina de una escena, entregándola de la forma más pura e intacta posible. Lo que no sea así, simplemente está de más.

La composición, los acabados, son concebidos de forma modesta, cuidados y con atención al detalle, siempre subordinados a la consecución del todo deseado, de una idea o inquietud creativa particular inspirada en una manera de hacer de otros tiempos no tan lejanos pero inimitables.

Lo genuino se alcanza desde los detalles, de lo obvio y visible, de lo que no lo es tanto e incluso de aquello que en una primera impresión puede pasar desapercibido aun cuando contribuya eficazmente al resultado final. 

Equilibrada, natural y elegante, la mejor composición es la que no se aprecia como protagonista de la imagen.

Sobre ella se construye la composición y la iluminación de la escena, pero sin ella, todo se derrumba.

La expresión, la personalidad, el carácter son reflejo de un entorno, de una influencia, de unos principios, de una época. No se imita desde fuera, debe emanar del interior del todo capturado por la cámara, debe existir en esencia. De ahí­ la importancia del motivo escogido y la construcción del marco que lo realza. Nuestro trabajo no consiste en buscarla forzadamente sino en encontrarla allá donde está y saber mostrarla. 

Esa es nuestra motivación, la que intentamos plasmar en nuestra fotografí­a. Esa vida, rescatada de un momento del pasado que ofrecí­a toda esta maravilla; quizás ya perdida, quizás dormida; ese mundo genuino, auténtico e ingenuo, en el que el ideal noble y los sentimientos humanos eran faro y guí­a contra la dureza del mundo, donde la esperanza, la sencillez y la genuina alegrí­a de vivir (que no la diversión) formaban parte intrí­nseca de la persona.

UNA HERENCIA OLVIDADA

Elegancia

Feature content

Iluminación

Feature content

Sencillez

Feature content

Composición

Feature content

Ideales

Feature content

Expresión

Feature content

Una vida hace tiempo desaparecida. Un período raramente comprendido, en realidad por la incapacidad actual del mundo para vivir genuinamente; cuando la vida no era un viaje egoísta, sino una existencia sencilla y llena de sentido -a pesar de las dificultades-, donde la gente y las cosas- para la gloria o el fracaso, compartieron la autenticidad de la verdad, la esperanza inspirada de la ingenuidad y la fuerza eterna de la fe.

Este sitio está humildemente dedicado a una manera de hacer que no encontramos hoy y que echamos de menos. A través de la fotografía, tratamos de captar el auténtico encanto de la vida, ya sea preparado o espontáneamente, pero siempre genuino y lejos de una búsqueda artificial de originalidad o proyección egoísta, mirándonos en el espejo de una época que lo encontró sin buscarlo y que jamás se ha vuelto a repetir como entonces.

  • No hay nada peor que una imagen nítida de un concepto difuso

    Ansel Adams
  • Una cosa muerta puede ir con la corriente, pero sólo una cosa viva puede ir contra ella

    Gilbert K. Chesterton